Crítica de ‘El Reino (Riget / The Kingdom)’

Las críticas de Daniel Farriol:
El Reino
(Riget / The Kingdom)

El Reino (Riget / The Kingdom) es una serie danesa de humor sarcástico con elementos sobrenaturales que fue creada en 1994 por Lars von Trier (Melancolía, Dogville) el cuál co dirigió junto a Morten Arnfred (Conspiración roja, El puente) y co escribió junto a Tómas Gislason (P.O.V., Overcoming) y Niels Vorsel (El elemento del crimen, Europa). La trama nos traslada a un hospital danés de pasillos laberínticos donde cohabitan médicos y espíritus del más allá, todos ellos con secretos ocultos que están por descubrirse.

Está protagonizada por Ernst-Hugo Järegård (Problemas de familia, Locuras de muchachos), Kirsten Rolffes (Nonnebørn, El mundo de Buster), Holger Juul Hansen (Masturbator, The Misanthrope), Søren Pilmark (Atlantic Crossing, The Man), Ghita Nørby (Corazón silencioso, Jauja), Jens Okking, Otto Brandenburg, Baard Owe, Birgitte Raaberg, Peter Mygind y Udo Kier.

Las dos primeras temporadas de la serie que fueron producidas entre 1994 y 1997 pueden verse en España en la plataforma VOD de Filmin. 25 años después de un final que dejaba muchos interrogantes abiertos, Lars von Trier le dio continuidad mediante una tercera temporada titulada The Kingdom Exodus (2022) -de la que tendremos crítica muy pronto-

«En la sombra de lo excéntrico reside el terror surrealista»

El Reino (Riget / The Kingdom) es una serie de culto creada en 1994 por el controvertido cineasta Lars von Trier, aún al principio de su carrera, entre la producción de sus películas Europa (1991) y Rompiendo las olas (1996). Su principal característica es la utilización del entramado de los habituales «seriales de hospitales», pero añadiéndole un componente sobrenatural y altas dosis de humor surrealista que recuperaría en El jefe de todo esto (2006).

Reconozco que tenía una deuda pendiente con la serie y he tardado 25 años en adentrarme en el siniestro hospital, los mismos que el director ha empleado en darle la conclusión definitiva mediante una tercera temporada estrenada en 2022, así que mis expectativas se concentraban en lo que había escuchado o leído durante todo este tiempo. Desde siempre había albergado la idea de que se trataba de una serie de terror y que por ello había encandilado al mismísimo Stephen King hasta el punto de realizar un remake en los Estados Unidos bajo el título de Hospital Kingdom (2004), sin embargo, me he encontrado con algo mucho más inclasificable que se aleja de las típicas historias de fantasmas.

«En la sombra de lo excéntrico reside el terror surrealista», manifiesta el propio Lars von Trier en una de sus breves intervenciones durante los créditos finales que realiza en cada capítulo quasi imitando lo que hacía Alfred Hitchcock en los años 50. La vanidad del director danés siempre ha sido un arma de doble filo que le ha servido para realizar películas arriesgadas que se han convertido por derecho propio en obras imprescindibles para entender la evolución del cine contemporáneo, pero también le ha hecho mostrar una faceta de bocachancla en varias de sus declaraciones públicas que a menudo le han complicado la existencia.

La trama… o algo parecido

La trama de El Reino (Riget / The Kingdom) se desarrolla íntegramente entre las paredes del Rigshospitalet de Copenhague, un hospital laberíntico donde irán apareciendo diversos personajes, a cuál más estrafalario. El edificio está construido sobre unas tierras pantanosas donde antiguamente se lavaba la ropa y es sobre esos cimientos rodeados de neblina donde habitan fantasmas del pasado que conectan el mundo real con el espiritual. En el primer capítulo vemos al neurocirujano sueco Stig Helmer (Ernst-Hugo Järegård, absolutamente genial el actor y el personaje), un hombre que odia a Dinamarca y a los daneses, cómo entra a trabajar en un hospital donde deberá someterse a normas absurdas que chocan con su manera estricta de enfocar la medicina. Al tiempo buscará ocultar a contrarreloj las pruebas que demostrarían la negligencia que cometió durante la operación de una niña que ha quedado en estado vegetativo, Mona (Laura Christensen).

Entre sus compañeros sanitarios tenemos, entre otros, a un director inepto que forma parte de una logia masónica (Holger Juul Hansen), un patólogo (Baard Owe) que está obsesionado con el cáncer de hígado de uno de sus pacientes y pretende trasplantárselo a su propio cuerpo, un residente (Peter Mygind) que acosa a la responsable del laboratorio de «investigación del sueño» (Solbjørg Højfeldt) hasta el punto de regalarle la cabeza de un cadáver que se le asemeja, o un neurólogo (Søren Pilmark) enamorado de una enfermera embarazada (Birgitte Raaberg) cuyo bebe crece de forma anómala en su vientre…

Junto a todos ellos tenemos a otra de las grandes protagonistas, Sigrid Drusse (Kirsten Rolffes), una paciente que finge enfermedades para ser ingresada. En realidad es una espiritista que, tras entrar en contacto con el fantasma de una niña en un ascensor, investigará lo que ocultan de verdad las paredes del hospital con la ayuda de su hijo Bulder (Jens Okking), que trabaja allí como camillero. Hay más personajes y más subtramas igual de locas como la de una ambulancia fantasma, pero sirva esta muestra introductoria como idea de lo que se cuece dentro de El Reino (Riget / The Kingdom).

Estructura y estilo

Las dos primeras temporadas de El Reino (Riget / The Kingdom) mantienen una misma estructura narrativa como parte del juego que nos propone Lars von Trier. Los capítulos se inician con la llegada en coche del Doctor Helmer al hospital. Tras aparcar le quita las llantas a su automóvil, un Volvo, bajo la mirada de unos niños y acto seguido intenta hablar sin suerte con el responsable del aparcamiento para conseguir una plaza que le habían prometido. Hay una insistencia constante en utilizar los estereotipos culturales de suecos y daneses para enfrentarlos en la convivencia.

Entre medias de los capítulos aparecen de forma recurrente dos jóvenes lavaplatos que tienen Síndrome de Down (Vita Jensen y Morten Rotne Leffers). Entre ellos hablan como si pudieran ver todo lo que sucede en el edificio y, a veces, adelantan acciones de lo que puede pasar, son píldoras que sirven para poner en situación al espectador de una manera original. Para finalizar los capítulos, Helmer siempre acaba maldiciendo a los cuatro vientos mientras lanza improperios contra los daneses que le hacen la vida imposible. Y ya en los créditos finales, un jovenzuelo Lars von Trier con cara de pillo, nos desea las buenas noches mediante un discurso de tono irónico. El tema principal de la serie es la eterna lucha entre el bien y el mal a través de las miserias de la conducta humana.

La serie se adelantó a la estética implantada un año después en el movimiento Dogma 95, utilizando la cámara en mano nerviosa que sigue a los personajes con planos holandeses (encuadres torcidos) a través de un montaje abrupto con planos que no siempre mantienen la continuidad ni el eje. La libertad creativa heredada de la Nouvelle vague está por encima de la lógica, por eso encontramos escenas donde los personajes aparecen en situaciones que trascienden su capacidad espacio-temporal. Otra característica de la serie es el color sepia de la fotografía granulada de Eric Kress que aporta un aspecto aséptico a la imagen, cuyos efectos visuales, eso sí, son bastante precarios o kitsch en el uso de las transparencias para las apariciones fantasmagóricas. Vista hoy podría decirse que ha envejecido regular respecto a algunos aspectos menores como ese o también que resulta excesiva la duración de los capítulos.

Influencias y surrealismo caótico

Según manifestó el propio director, El Reino (Riget / The Kingdom) está inspirada por la miniserie francesa Belfegor, el fantasma del Louvre (Claude Barma, 1965), en cuanto a su acercamiento al fantástico, y por Homicide: Life on the Street (Paul Attanasio, 1993-1999), en cuanto al realismo de la inmediatez de la acción. Sin embargo, fueron muchos los que quisieron compararla con Twin Peaks (David Lynch y Mark Frost, 1990-2017), por ese acercamiento que tiene al humor desde lo extraño, algo que se evidenciará mucho más en algunos guiños efectuados durante la tercera temporada.

En definitiva, El Reino (Riget / The Kingdom) es una serie innovadora que te deja el culo torcido por su forma de integrar un humor surrealista dentro de una historia clásica de fantasmas que, a su vez, está construida sobre la base de un típico serial hospitalario con sus habituales interrelaciones telenovelescas, ahí sí coincide bastante con la serie de Lynch. Aquí, el «enfant terrible» danés, Lars von Trier, se ríe de todo y de todos, incluso de sí mismo, y, en especial, de la competitiva relación cultural existente entre daneses y suecos de la que desconozco cuál es su origen aunque históricamente parecen estar a la gresca desde mediados del siglo XVII. Tampoco deja títere con cabeza en el mundo de la medicina ni en las ciencias alternativas, en realidad, satiriza todo lo humano y lo espiritual, incluyendo las relaciones sentimentales, familiares y profesionales.

Si la primera temporada avanza con bastante serenidad por todos esos aspectos hasta llegar a un final de temporada absolutamente delirante, es durante la segunda temporada cuando lo absurdo asume el poder absoluto de la narración y «reina el caos», parafraseando al zorro parlante que aparece en Anticristo (2009). El director nos regala entonces algunos de los momentos más alucinantes de la serie que incluyen elementos de terror cósmico lovecraftiano o body horror como todo lo relacionado con el inolvidable y pesadillesco Little Brother (Udo Kier). El Reino (Riget / The Kingdom) es una serie de terror convertida en carcajeante sátira sobre la estupidez del ser humano y su verdadera insignificancia en un universo que no logra comprender.

 

Listado de episodios de ‘Riget I’ y de ‘Riget II’

La serie danesa El Reino (Riget / The Kingdom) está compuesta de dos temporadas de cuatro episodios cada una de entre 60 y 76 minutos cada uno. También existe una versión a modo de largometraje de la primera temporada. En 2022 se estrenó una tercera temporada con sustanciales cambios en el reparto original.

Episodio 1 – Den hvide flok

La Sra. Drusse, una psíquica hipocondríaca, es admitida en el Reino porque cree que el hospital está embrujado. Mientras tanto, el Dr. Helmer, un sueco que odia a los daneses y que está bajo investigación por negligencia, se une a una hermandad secreta que hay en el hospital.

Episodio 2 – Alliancen kalder

La Sra. Drusse continúa con su investigación. Krogshøj le roba la cabeza cortada a Mogge y la usa para chantajearlo. Mientras que Bondo se desespera cuando el pariente de un paciente se niega a entregar su hígado infectado con un cáncer raro que quiere usar en sus investigaciones.

Episodio 3 – Et fremmed legeme

El Dr. Helmer decide robar el informe incriminatorio, pero sin que él lo sepa, Krogshøj tiene el mismo plan. Bondo quiere trasplantarse el hígado canceroso a sí mismo para proteger su investigación. La Sra. Drusse descubre que Mary no murió de tuberculosis como se informó.

Episodio 4 – De levende døde

Helmer va a Haití, lo que enfurece a su novia que espera su regreso paseándose por el hospital con un arma cargada. Judith puede estar embarazada de un fantasma y su bebé crece más rápido de lo normal en su vientre. La Sra. Drusse vuelve a enterrar los restos de Mary, pero sus problemas apenas han comenzado. La Operación Brisa de la Mañana se convierte en un desastre ridículo. Fin de la primera temporada de ‘Riget’.

Episodio 5 – Mors in Tabula

Helmer regresa de Haití con el veneno para zombis, pero tiene problemas para administrarlo. La Sra. Drusse está de regreso en el Reino después de ser atropellada por una camioneta. Judith tiene que aprender a amar a su hijo deforme que es la reencarnación de Age Krüger.

Episodio 6 – Trækfugle

El Dr. Helmer sigue intentando suministrar su veneno y, a la vez, salvaguardarse de su novia que aún no le ha perdonado que se fuera de viaje sin ella. La Sra. Drusse tiene un nuevo misterio espiritual que resolver. Judith acaba de dar a luz a un bebé deforme con una cabeza adulta completamente formada y un cuerpo que crece rápidamente, pero tras el rechazo inicial, intenta cuidarlo en su sufrimiento.

Episodio 7 – Gargantua

Krogshøj revive como un zombi. Christian se convierte en el nuevo Halcón. El Hermano Pequeño quiere morir. Y la Sra. Drusse, inspirada por el sueño de su hijo, toma un vuelo alrededor del hospital de fatales consecuencias.

Episodio 8 – Pandæmonium

Helmer es chantajeado por Rigmor para casarse con ella mientas secuestra a Mona cuando descubre que puede comunicarse con los demás y poner en peligro su carrera. Krogshøj considera la eugenesia. Drusse descubre una secta satánica debajo del hospital. Judith no dejará que su hijo muera. Y Bondo encuentra a su medio hermano. Fin de la segunda temporada de ‘Riget’.


¿Qué te ha parecido la serie?

Riget


Crítica de ‘El Reino (Riget / The Kingdom)’-Temporadas 1 y 2-: El bien con el mal