Verdejo contra albariño. Las grandes blancas de España frente a frente. ¿Cuál es mejor? ¿Qué variedad puede alcanzar mayor expresividad y calidad en un cara a cara cuando despliegan su mejor versión de la mano del elaborador?, ¿la uva gallega o la castellano-leonesa?

De entrada, un detalle crucial de la mano de una bodega legendaria. Con motivo del evento que festejaba el 40 aniversario de la adquisición de Vega Sicilia por parte de la saga Álvarez, el CEO de la mítica firma de la Milla de Oro de la Ribera del Duero dejó esta perla: “Apostamos por Galicia porque la uva albariño es la mejor uva blanca de España”, señalaba a la concurrencia Pablo Álvarez. Justificaba así el desembarco del mito en Rías Baixas, con una nueva bodega en Crescente (Pontevedra) y unas referencias bajo el nombre Deiva que auguran subir un peldaño la calidad de esta blanca de acidez y frescura irreprochables.


Render de la esquina izquierda de Bodegas Deiva.

Por ello, Rías Baixas tiene mucho que ofrecer desde la crianza, ya que ese temperamento ácido y espléndido gana con el paso del tiempo, y cuando se somete al sueño de los tiempos el resultado final es esplendoroso. “La albariño tiene una identidad muy notoria, y es muy fácil de reconocer en una cata a ciegas. Y atesora rasgos de grandeza porque aguantan fenomenal una década de guarda. Cualquier buen blanco de albariño está muy bien en 3 o 4 años. Expresa además, el terroir, el paisaje… A veces el trabajo es domar esa acidez, en algunos casos, como hace la gente de Marqués de Murrieta, porque tiene personalidad y es bastante autoritaria”, opina el reputado periodista del gremio enológico, catador y alma máter de La Canalla (bar de vinos y cervezas en Lavapiés, Madrid), Luis Vida.

Uva de Albariño.

Uva de Albariño.

Anote, amigo lector, bodegas a seguir y degustar que trabajan a la perfección esa longevidad; Pazo de Señorans, Palacio de Fefiñanes, Pazo Barrantes, Gerardo Méndez, Bodegas La Caña, Compañía de Vinos Tricó, Mar de Frades, Bodegas La Val, Pazo Baion, Adega Condes de Albarei, Lagar de Costa y Agro de Bazán, Adega Entre os Ríos (IGP Barbanza e Iria, espléndido su Komokabras) , a la que sumar la inminente filial de Vega Sicilia.

El espectro fragante de la albariño, originaria de Pontevedra o de monjes cluniacienses franceses según uno recabe datos, viaja desde el melocotón, el albaricoque, el alquitrán, el membrillo o el pomelo a los ahumados y las hierbas secas. En boca, toques cítricos y salinos en perfecta comunión. El pasado año se cosecharon 43 millones de kilos de esta uva según datos de la propia DO Rías Baixas.

Arnela (2023) 75 cl, de Bodegas Deiva.

Arnela (2023) 75 cl, de Bodegas Deiva.

¿Y qué hay de la verdejo?

¿Cómo se comporta la bandera de la DO Rueda, que el año pasado despachó 78 millones de botellas (107 millones de kilos), mayoritariamente elaboradas con esta variedad de grano menudo y ejemplo de resiliencia hídrica? Denostada por la facción de los winelovers, muchas veces sinónimo de fragancias tropicales postizas y complacientes para agradar a un público poco exigente, otra verdejo es posible. Y de una calidad sobresaliente.Hay bodegas que la tratan sin maquillajes, y que al igual que la albariño resulta perfecta para guardar (y dormir sin pasar por la madera), con un estilo propio, que en nariz ofrece heno, manzana verde, reineta, hierba recién cortada… y no mango, piña, plátano madura y maracuyá. También hay que sujetar esa acidez desbocada, ese PH que galopa sin control, para que aparezca la expresividad de suelos, aluviales, de altiplano, arcillosos y franco-arenosos.

Uva verdejo.

Uva verdejo.

Descendiente de la africana castellana blanca y la gewurtztraminer alsaciana para unos pocos, mozárabe del siglo XI según fuentes fiables, a ella recurren bodegas que la miman con ternura y denuedo, lejos de grandes cifras y volúmenes de exportación mastodónticos: Bodegas Bardo, Barco de la Corneta, Esmeralda García, Microbio Wines (ojo a su Sin Nombre, obra de Ismael Gonzalo), Barón de Chirel, Belondrade y Lurton, Finca Montepedroso o Menade tienen referencias que elavan a la verdejo a un nivel superlativo lejos de la dichosa comparación de la sauvignon blanc española.

La uva verdejo se caracteriza por su versatilidad.

La uva verdejo se caracteriza por su versatilidad.

“Da mucho de sí. La verdeja, que así es como se debe llamar y como hacían los sabios de la zona desde hace más de 100 años, si manejas una viticultura coherente y una elaboración normal y natural, tiene una personalidad propia, es versátil, flexíble, y te permite hacer cositas complejas. En nuestro caso, jugamos con blancos jóvenes que dan la cara y perduran en el tiempo, como demuestran las crianzas oxidativas.

Vendimia de uva verdejo.

Vendimia de uva verdejo.

Se trata de un racimo más pequeño, suelto, de piel dura, con una concentración de aromas bonitos. Exhibe finura, potencia, frescura, sabor y sobre todo, tiene equilibrio”, defiende Richard Sanz, enólogo de Menade, que elabora joyitas como Sobrenatural o Adorado (verdeja y palomino), éste último vino que nació bajo velo de flor como un jerez y con el tiempo se volvió maravillosamente rancio, demostrando que la verdejo no tiene reparos en competir con la mejor blanca en cualesquiera categorías. “En esto hay dos camino: A) tirarse por lo industrial, o B) ir por lo natural. Nosotros optamos por la segundo”, apostilla Sanz.

Qu es mejor verdejo o albario?